Trump dice que no insultó a los países pobres, pero el mundo igual le responde

El mandatario calificó como “lugares de mierda” a los países de donde provienen los inmigrantes que llegan a Estados Unidos.

“Por qué recibimos a gente de países de mierda”. La frase de Donald Trump, en medio de una reunión con legisladores para modificar las normas de inmigración en Estados Unidos, no se tomó como un exabrupto más del magnate. Aunque Trump desmintió que la haya pronunciado, las críticas no tardaron en llegarle al presidente estadounidense.

El vocero de la  oficina de Derechos Humanos de la ONU, Rupert Colville, dijo: “Si se confirman, son comentarios escandalosos y vergonzosos por parte del presidente de Estados Unidos”. Y calificó como “racistas” los dichos del mandatario.

Según consignó el diario The Washington Post a partir de dos fuentes que participaron de la reunión, con su frase, Trump apuntó a Haití, El Salvador y a países de África. Además, de acuerdo al mismo medio periodístico, el mandatario republicano habría reclamado la llegada a Estados Unidos de inmigrantes provenientes de Noruega.

Como era de esperar, la frase hiriente y discriminatoria llegó a los principales medios del mundo y a los despachos de los funcionarios de los países apuntados por Trump.

“Sentimos que estas afirmaciones, si fueron hechas, reflejan un desconocimiento o una falta de educación del presidente sobre Haití y su gente”, expresó el embajador haitiano en Estados Unidos, Paul Altidor.

La Unión Africana, por su parte, señaló que estaba “alarmada” por el comentario del empresario inmobiliario devenido en presidente. “Teniendo en cuenta la realidad histórica de cómo llegaron muchos africanos a EE UU durante el comercio de esclavos, esto va en contra de cualquier actitud y comportamiento aceptable”, dijo Ebba Kalondo, vocera de la organización.

El gobierno de El Salvador, por su parte, tildó de “lamentables” las palabras de Trump y comunicó que envió una nota de protesta a la Casa Blanca.