Un proyecto de ley podría terminar con las domas y las jineteadas

La iniciativa que será presentada en el Congreso tendrá los mismos lineamientos de la norma que prohíbe las carreras de galgos.

El público mira expectante, desde la tribunas. Los asistentes se acercan hasta el poste en donde el caballo está atado. El jinete ya está listo. De pronto, sueltan al caballo, lo liberan de las ataduras. Con su rebenque, el jinete golpea el lomo del animal, que se levanta con sus patas delanteras, las vuelve a apoyar en el piso y, con un nuevo golpe, vuelven a subir. Hasta que el domador cae al piso, la gente alienta al gaucho.

La escena es frecuente en el interior de la provincia de Buenos Aires y varias provincias del país. Pero, si prospera un proyecto de ley, el espectáculo podría llegar a su fin.

La ONG Proyecto Galgo Argentina, la misma que impulsó la ley que prohibe las carreras de galgos, prepara una iniciativa para terminar con las domas y jineteadas. “No estamos en contra de las tradiciones argentinas sino que queremos destacar tradiciones que no implican a usar los animales de forma violenta”, cuenta Inés Sánchez, integrante de la organización, a Diario Vivo.

El proyecto, según adelantó Sánchez, ingresará al Congreso en los primeros días de marzo y reconoció que “va a ser súper polémico”.

Si bien la iniciativa está siendo trabajada junto a los asesores de tres senadores que prefieren no revelar sus nombres por el momento, desde Proyecto Galgo Argentina explicaron que el proyecto tendrá los mismos lineamientos que la ley 27.330, que prohíbe las carreras de perros, cualquiera sea su raza, en todo el país.

La sanción para la persona que organice o promueva una carrera de perros va de los tres meses a los cuatros años de prisión, y una multa que puede ir de los cuatro mil a 80 mil pesos.

“Hay provincias donde en cada pueblo hay una jineteada. Córdoba es número uno, después viene San Luis, y Chubut, que es impresionante. En Entre Ríos hay muchísima también. En Mendoza hay en casi todas las localidades”, agrega Sánchez.

Por estos días, el proyecto se encontró con un antecedente que podría servir de sustento para una futura ley: en el Departamento de Guaymallén, el Concejo Deliberante prohibió la realización del espectáculode domas y jineteadas.

La ordenanza municipal, impulsada por el concejal Ignacio Conte (UCR) también establece multas para quienes realicen carreras de galgos y riñas de gallos.

Mientras trabajan el proyecto, desde la ONG son conscientes de que las discusiones en torno al tema serán fuertes. “Ya estamos recibiendo amenazas de los gauchos y los burreros”, advierte Sánchez. En marzo se sabrá si prevalece la protección de los animales o el poder de los domadores y los organizadores de las jineteadas.