El Museo Nacional de Arte Oriental reabre sus puertas después de 18 años

En el mismo edificio del Museo de Arte Decorativo pueden visitarse piezas provenientes de distintas regiones de Asia, África y Oceanía.

Esculturas, jarrones, adornos, cuadros, pinturas, armaduras, caligrafías y cientos de objetos más, provenientes de Asia, África y Oceanía. En total son aproximadamente 300 las piezas que desde esta semana pueden visitarse, con entrada libre y gratuita, en la reapertura del Museo Nacional de Arte Oriental (MNAO). Si bien la institución todavía no cuenta con una sede propia, vuelve a tener, en el Museo Nacional de Arte Decorativo, un espacio de exhibición después de 18 años.

“Estamos felices por la re apertura”, dice la directora del MNAO, Rocío Boffo. Creado en el 14 de julio de 1965, el cierre de la institución en 2001 estuvo envuelto en versiones que incluían el robo de obras. El patrimonio, que entonces era exhibido en el Palacio Errázuriz Alvear, sede del Decorativo, quedó guardado durante largo tiempo sin que el público pudiera apreciarlo. El museo también pasó varios años sin una dirección.

La nueva etapa del MNAO comenzó hace aproximadamente dos años con algunas muestras “extramuros”, en otros museos, como la de funerarios chinos que se llevaron hasta Salta, o las muestras que pudieron verse en el Centro Cultural Recoleta, el Museo Benito Quinquela Martin, el Museo Mitre, el Roca y el del Cabildo. Ahora, si bien el MNAO todavía carece de una sede propia y definitiva (y esto no cambiará, por lo menos, en un corto plazo), sus objetos -cuenta con un patrimonio de tres mil piezas- vuelven a ser exhibidos en dos salas del primer piso del edificio de estilo francés de avenida del Libertador 1902.

https://www.instagram.com/p/B17EUYqgApa/

En una de las salas puede verse la muestra “Oriente es imaginario”, que se mantendrá durante todo este mes y el siguiente. “Planteamos, con una parte de la colección, visitar los prejuicios que a veces en Occidente existen, con algunas nociones respecto de los países de Asia y otras partes del mundo”, describe Boffo a Diario Vivo.

Por otro lado, quienes visiten el museo se encontrarán con la “reserva visitable” del MNAO. Se trata de un espacio “intermedio”, creado para esta reapertura, que pueden entenderse entre la reserva de cualquier museo en donde suelen ubicarse los objetos de una colección que no se exhiben y la muestra propiamente dicha.

“Lo que nosotros hicimos es una propuesta a medio camino entre las dos opciones: la exhibición, en donde las piezas están puestas en pedestales y muy bien iluminadas, pero que también sufren deterioro por esa iluminación que tienen. En la reserva técnica, que en este caso se puede visitar, están en una penumbra, y las piezas que son mas delicadas están ocultas. Pero la gente accionando algunos mecanismos, como abriendo un cajón o a través de un interruptor puede verlas sin que esto reporte mucho daño para estas piezas”, describe la directora del MNAO.

En algunos casos se trata de piezas delicadas “por cuestiones del material son orgánicos, pigmento, textiles como sedas o lanas con metales que intrínsecamente se deterioran muy rápido y a los que la iluminación excesiva les aporta velocidad en el deterioro”. Los orígenes de estas piezas están en China, India, Japón, Corea, el antiguo Imperio Persa y Myanmar (ex Birmania).

“Fue todo un evento llegar a reabrir -reconoce Rocío Boffo-. Por ahí el momento no parecía de los más propicio, pero no cejamos en el intento. Para mí es muy importante dar acceso a las colecciones. El patrimonio de este museo es público, es decir, todos los ciudadanos de la Argentina están haciendo su colaboración para que esto este aquí, más allá de la labor técnica y profesional que hacemos los agentes del museo. Por eso también es un derecho que puedan, en la medida que seamos capaces de ofrecérselos, disfrutar de la contemplación y del conocimiento”.

La reapertura del MNAO volverá a dar la posibilidad de conocer e investigar sobre diversas forma artísticas a las que habitualmente, como público, no les prestamos atención por no haber espacios (hasta ahora) que lo visibilicen. “Necesita muchísima mas difusión, no solamente porque no está lo suficientemente ofrecido, sino porque es de una variedad y una riqueza que parece no agotarse nunca. En la Argentina hay muchos programas destinados a conocer las culturas desde el punto de vista de las relaciones diplomáticas o del ámbito de la administración o los negocios, pero no tanto desde el punto especifico de las artes y la producción de conocimiento artístico o simbólico. Es un largo camino en el que creo que el museo tiene bastante para aportar”, concluye Boffo.

https://www.instagram.com/p/B1cLouOnPId/