Descubren el lugar exacto en el que Van Gogh pintó Tree Roots, su última obra

Especialistas en la obra del pintor impresionista hallaron un camino, a 150 metros de su posada, con un parecido extraordinario al de su último trabajo.

Especialistas en la obra de Vincent van Gogh anunciaron el hallazgo del lugar en donde el artista pintó su última obra Tree Roots (Raíces de árbol en castellano), horas antes de su muerte, hace 130 años.

La autoría del descubrimiento corresponde a Wouter van der Veen, director científico del Institut van Gogh. El investigador revelo que durante el confinamiento provocado la pandemia del nuevo coronavirus se dedicó a ver antiguas fotos y postales de la comuna francesa de Auvers cuando un paisaje le resultó conocido.

Van der Veen entonces no tardó en relacionar el lugar que tenía frente a sus ojos con Tree Roots (Raíces de árbol en castellano), la pintura de Van Gogh en la que pueden verse las raíces y troncos de varios árboles, con una configuración muy particular.

Tree Roots, la última obra de Van Gogh, pintada horas antes de la muerte del artista.

La postal de 1900 que vio Van der Veen tenía un parecido notable con la pintura del artista. Sin embargo, el especialista debió esperar a que se levantaran las restricciones para poder visualizar él mismo el lugar que la imagen mostraba. Finalemente, tras constatar la existencia del lugar, que queda a solo 150 metros de la última posada de Van Gogh, hoy el Museo Van Gogh de Amsterdam comunicó oficialmente el hallazgo.

“Es un descubrimiento notable. Que esta sea su última obra de arte lo hace aún más excepcional e incluso dramático. Van Gogh ya había documentado esta zona en otras pinturas. Debía pasar con frecuencia por este lugar para ir a los campos que hay detrás del castillo de Auvers, donde pintó varias veces durante la última semana de su vida”, señaló Teio Meedendorp, investigador principal del museo Van Gogh.

El paisaje dibujado, indicó Van der Veen, “coincide también con la costumbre de Van Gogh de pintar sitios de su entorno inmediato”. Y añadió: “Cada elemento de esta misteriosa pintura puede explicarse al observar la tarjeta postal y la ubicación: la forma de la ladera, las raíces, su relación entre sí, la composición de la tierra y la presencia de un lado empinado de una piedra caliza”.

Tanto Willem van Gogh, el bisnieto del hermano del artista Theo, como la directora del Museo Van Gogh de Amsterdam, Emilie Gordenker, se han mostrado confiados en el estudio, reconociendo que ven “muy plausible”.